Wednesday, May 25, 2016

El loro de la monja



Ver Vert, dime, ¿qué te pasa?
tu burla tan vulgar
es toda una amenaza,
maldices nuestro hogar.


Dios mío, ¿qué ha ocurrido?
¿con quiénes te has juntado?
¿en qué te han transformado?
apenas me descuido
y abandonas el nido,
vuelas fuera de casa
 y al llegar a la plaza
hablas y escandalizas,
claro que habrán palizas,
Ver Vert, dime, ¿que te pasa?

Dios mío, ¿qué te han hecho?
gozas de libertad
y abrazas la maldad,
te alejas un buen trecho
y con golpes de pecho
tratamos de olvidad,
e incluso perdonar,
ese florido léxico
de cerebro anoréxico,
tu burla tan vulgar.

 Desde que eras pequeño
te cuidamos, te amamos,
siempre te procuramos,
te dimos con empeño
una vida de ensueño,
¿tu crees que esa raza,
que en risas se disfraza,
es real? ¿es sincera?
es tramposa y es quimera,
es toda una amenaza.

Dios mío, ¡te fallamos!
la sobreprotección
decanta en perdición,
hoy, que lo valoramos,
contra el suelo nos damos,
entre tu malhablar
y nuestro malestar,
el Convento de Nevers
cae contigo Ver Vert,
maldices nuestro hogar.

Saludos.

Friday, April 29, 2016

El sembrador



Acaso, ¿cambió el guión?
He aquí la incoherencia
de adoptar la ambición
por falta de congruencia.


Amanece de nuevo,
si el sol saca su magia,
¿porqué no me contagia?
si el sol es un placebo,
¿porqué no me conmuevo?
nuestra revolución
(fuente de inspiración)
¿creó un mejor gobierno?
No, ¡está del averno!
acaso, ¿cambió el guión?

Hoy, justo hace dos años,
inició nuestra lucha;
hoy, queda toda cucha
y víctima de engaños,
es que propios y extraños
ultrajaron su esencia,
dada su amplia experiencia
de errar, tersgiversar,
falsear e intrincar...
he aquí la incoherencia.

De otras revoluciones
hemos sido testigo,
llevándose consigo
múltiples ilusiones
y hasta reputaciones,
 mostrando la traición,
como la tradición
de apagar el calor
al cesar el dolor,
de adoptar la ambición.

Nuevamente amanece,
¿porqué estará el destino
hundiendo al campesino?
¿porqué siempre empobrece?
ése, el que carece
de la menor solvencia,
el que ve con frecuencia
la injusticia de frente,
quien paga finalmente
por falta de congruencia.

Saludos.

Monday, April 18, 2016

Caridad



Vivir la incertidumbre
sin paz, consuelo o abrigo,
es garantizar lumbre
para el auto-castigo.


Una continua fila
sigue empeñada en fluir
para sobrevivir,
¡todavía se estila
esa vida intranquila!
todavía es costumbre
carecer de techumbre,
estremecer la mano
en busca del hermano,
vivir la incertidumbre.

La casa de mi abuela
es fuente conocida
de vestido y comida,
es una pasarela
con bastante acuarela,
cientos traen consigo
disfraces de mendigo,
pululan descarados,
quesque desamparados,
sin paz, consuelo o abrigo.

La limosna es un arte
antiguo, efectivo
y tan, tan lucrativo,
que de ser un baluarte,
es ahora un estandarte
de buitres, que en la cumbre,
presumen podredumbre
y fingen esperanza,
es infumable tranza,
es garantizar lumbre.

Sin embargo, la gente
de buena voluntad
da siempre caridad
sin ser indiferente,
considera evidente
la verdad de su amigo,
quien se afirma testigo
de una necesidad,
es la complicidad
para el auto-castigo.


Saludos.




Thursday, March 31, 2016

Catherine Lemaire (retrato a la esposa)



Nuestros tremendos hijos
son toda una amenaza,
y así, siendo prolijos,
son la luz de la casa.


 Tan ardua es tu jornada,
que llego y estás dormida,
 totalmente rendida,
sin duda, fulminada
y sin ganas de nada,
sin buscar regocijos
o alborotar cortijos,
es que son tan inquietos,
que ni indultan asuetos
nuestros tremendos hijos.

Tan pesado es tu día,
que las horas no alcanzan
y claro que cansan,
claro que es tontería
gastar tanta energía
en conquistar la plaza;
 'ta de la calabaza
perseguirlos, pararlos,
corregirlos y amarlos...
¡son toda una amenaza!

 Tan fácil se nos hizo,
que nuestra linda plebe,
nuestra tribu de nueve,
es ese paraíso
que no pide permiso
para hacer revoltijos
o crear escondrijos
para sus aventuras,
para sus travesuras,
y así, siendo prolijos.

El hecho es que vivir
tremenda marabunta,
con los nervios de punta,
nos puede confundir
e incluso percibir
que el deber nos rebasa
y el esfuerzo fracasa...
sí, serán muy diablillos,
pero, esos chiquillos
son la luz de la casa.


Saturday, March 26, 2016

Almiares en otoño

 
 
 
Perdida entre la labor
una que otra odisea
de un triste soñador,
vuela, vagabundea.
 
 
La tormenta amenaza,
podría tomar mi siesta
e incluso andar de fiesta,
pero, sin la carcaza,
no quedará ni traza
del esfuerzo y sudor,
del canto de dolor,
de alimentar confianza
y una ilusa esperanza
perdida entre la labor.
 
Llegó el tradicional
día de la cosecha,
llegó la ansiada fecha
del baile nacional
y como es natural,
todo el mundo desea
llevar a la aldea
un as bajo la manga,
y argüir en la pachanga
una que otra odisea.
 
Pero, todos se ciegan,
el desastre está enfrente
y, ¿dónde está la gente?
sin ton ni son navegan,
qué rápido se entregan
al primer hablador
con don de timador,
por lo que alzar el velo
es el eterno anhelo
de un triste soñador.
 
Primero es lo primero,
la vida no es un lujo,
no hay pócima, ni embrujo,
ni tiempo para un pero,
debo henchir con esmero
mi reto, mi tarea,
aun con la verborrea
que empaña nuestro empeño,
nada aturde mi sueño,
vuela, vagabundea.
 
 
Saludos.
 


Saturday, February 20, 2016

Desde el canto del ruiseñor (elegía al Gabo)







Algo hay diferente, se escucha al viento cantar,
algo hay en el ambiente, se respira otro perfume,
algo está presente en el canto del ruiseñor.



Pronto cantaremos juntos,
volverán nuestros duetos a tumbar paredes,
volverán nuestros duetos a cosechar laureles,
no tardo, viejo amigo.

Elegía a la interminable obra abierta






Junto a Santo Tomás, de la fe nos salvaste,
a los apocalípticos, nos integraste,
y hoy nos dejaste, junto a tu magna obra abierta.


Umberto Eco... gracias.



Thursday, January 28, 2016

La Pastora de Ocas




Es perder por soñar
entre realidades,
es un cruel despertar
a un mundo de maldades.


¿Cómo dice el refrán?
“El que humildad practica…
no, no es cierto, no aplica,
tal vez suene patán,
pero, un alacrán
no… nunca va a cambiar,
siempre nos va a picar,
es la ley natural
en conducta social,
es perder por soñar.

Crecí entre cuentos de hadas,
donde el bien prevalece,
donde el mal palidece,
donde los camaradas
no blanden sus espadas
contra sus amistades,
no borran lealtades
ante promesas de humo,
víctimas del consumo
entre realidades.

Ya no me queda nada,
hasta la ropa se ha ido,
heme aquí en el olvido,
al pie de la cañada,
pisada, traicionada,
pillada por callar,
aplastada al quedar
sorprendida, perdida
y con el alma herida…
es un cruel despertar.

Dios mío, ¿no hay justicia?
no, no la hay, nunca lo hubo,
me abisman por un tubo,
es que tanta avaricia,
no sería noticia
si dijeran verdades
sin sus parcialidades,
porque me ahogo, me hundo,
me arrojaron al mundo,
a un mundo de maldades.

Saludos.



Monday, September 7, 2015

El redil

 
 
 
 
 
 
Mi silenciosa queja
en el inocente hato
es saber de esa oveja
que falta a cada rato.
 
 
La luna en su esplendor
alumbra la majada,
se cierra la jornada
siguiendo a mi pastor,
termina la labor
de nutrir la madeja,
al cruzar por la reja
volvemos al redil,
mi torre de marfil,
mi silenciosa queja.
 
Sin falta, día a día,
cruzamos la llanura
de la verde frescura
confiados en su guía,
más por su simpatía
que por ser un mandato,
pacemos de inmediato
sin cuestión ni rodeo,
sin miedo al abigeo
en el inocente hato.
 
Pero, en plenilunio
un cordero se va,
¿hacia dónde se irá?
¿cuál será su infortunio?
como el calor de junio
trae su moraleja,
así, cruel, se refleja
nuestra realidad,
mi profunda ansiedad
es saber de esa oveja.
 
Definitivamente,
somos tristes corderos,
que en disfrazados ruegos
nos embauca la gente
con algo diferente,
taimados por su guato
y tanto garabato,
cayendo por la noche,
igual que ese reproche
que falta a cada rato.
 
Saludos.
 


Tuesday, August 25, 2015

La caza de pájaros con fuego

 
 
 
Nos vamos a lo oscuro
empuñando una lanza,
de seguro hoy capturo
una nueva confianza.
 
La noche nos sorprende,
al llegar a la casa
no hay comida en la brasa,
hasta el fuego pretende
lo que no se comprende,
trabajamos muy duro
por tener un futuro,
pero, sin alimento,
¿cuál es el argumento?
¡nos vamos a lo oscuro!
 
La noche está cerrada,
avanzamos a ciegas
entre ecos y refriegas,
voy abriendo con la espada
brechas, entre la nada,
voy en busca de esperanza
para engañar la panza,
voy guiando a mi familia
en forzada vigilia,
empuñando una lanza.
 
La noche silenciosa
pide el mayor sigilo,
con el alma en un hilo
me conmueve mi esposa,
viene un tanto nerviosa
por tener el apuro
de un bocado inseguro,
la debo de inspirar,
la tengo que animar,
de seguro hoy capturo.
 
Al fin, llega el momento,
subimos imprevistos,
mis hijos ya están listos
para hacer otro intento:
¡vamos por alimento!
¡vamos! mi antorcha avanza
incendiando la danza,
¡vamos! hora es de actuar
para recuperar
una nueva confianza.
 
 
Saludos.